DISAMATIC D3 con MOC: Mejorar los tiempos de proceso no requiere ingeniería aeroespacial

Published

El protector contra el rebosamiento de fundido (MOC), incluido de serie en el nuevo transportador automático de moldes (AMC) de la DISAMATIC® D3, demuestra que la innovación no requiere ingeniería espacial para ser eficaz.

«Suelen comentarnos que los rebosamientos y derrames son simples gajes del oficio en las fundiciones. Por eso nos hemos marcado como misión el hallar una solución.»

Lars Hjelm, encargado de producción global

Diseñado y desarrollado para proteger los componentes mecánicos y eléctricos del AMC contra el metal fundido, el MOC es una característica sencilla pero efectiva que contribuye a elevar la fiabilidad de nuestros equipos de moldeo, optimizar las operaciones diarias de fundición y mejorar la calidad general de nuestras piezas fundidas, con solo evitar los rebosamientos y derrames.

Los paneles del MOC se ajustan de forma que garantizan una separación mínima entre el raíl superior y la parte superior de los moldes. De este modo se crea una barrera sobre los laterales de la cadena de moldes que, en caso de rebosamiento, retiene el exceso de metal fundido y lo mantiene en la parte superior del molde. 

El objetivo principal es prevenir los derrames de material y las paros innecesarias, con lo que se disminuyen costos adicionales en limpieza y mantenimiento a la vez que se contrarresta el riesgo de desajustes ocasionados por el mal funcionamiento de los largueros de tracción del transportador automático (AMC).

«¡Ni una gota de hierro fundido en los largueros de tracción!»

Nuestro encargado de producción global, Lars Hjelm, comenta: «Suelen comentarnos que los rebosamientos y derrames son simples gajes del oficio en las fundiciones. Por eso nos hemos marcado como misión el hallar una solución. Con el MOC hemos adaptado nuestros sistemas para que no solo puedan afrontar, sino, además, contrarrestar, esta realidad cotidiana de rebosamientos y derrames. Tan solo unos días después de su lanzamiento, el MOC ya se ha convertido en una funcionalidad muy popular».

Tras la instalación de los primeros protectores MOC en las plantas de diversos clientes, esta sencilla característica y su efecto sobre las operaciones han sido alabados tanto por el personal técnico como por los directores de las fundiciones, y uno de los clientes ha descrito la mejoría del entorno de trabajo en la fundición de un modo muy conciso: «¡Ni una gota de hierro fundido en los largueros de tracción!»

Tecnología simple, repercusiones sorprendentes

Al proteger los componentes del AMC, como los largueros de tracción, el sistema de calentamiento y los sistemas neumáticos, contra la exposición directa al hierro fundido, el MOC ejerce un efecto notable sobre las operaciones de fundición:

  • menos paros durante la producción, aumento del número de moldes producidos;
  • menor riesgo de desajuste (al evitar el mal funcionamiento de los largueros de tracción ocasionado por el derrame de fundido), con lo que se garantiza la máxima precisión y calidad de las piezas fundidas; 
  • minimización de los costos de limpieza y mantenimiento (el MOC requiere por sí mismo muy poco mantenimiento y reduce el desgaste y la rotura de las piezas del AMC).

Lars concluye: «El MOC es un excelente ejemplo de cómo incluso las cosas más sencillas pueden suponer una notable mejoría. Es una característica que ejerce un impacto positivo instantáneo en las operaciones de fundición y en sus resultados. Incluso me atrevería a afirmar que el MOC supone un punto de inflexión, en el sentido de que optimiza significativamente la fiabilidad del equipo, aumenta considerablemente el tiempo de funcionamiento y permite un aumento cuantificable de los beneficios generados por la fundición».

El MOC se ha introducido en el mercado como característica de serie en el AMC de la DISAMATIC D3. No obstante, se dispondrá de soluciones de actualización de equipos para fundiciones con líneas DISA 130, 131 y 231, tras lo cual se considerará su introducción en otras líneas DISAMATIC.