Configurador automático de filtros para la DISAMATIC D3: liberación de capacidad y recursos

Published

A partir de ahora, DISA dispone de una función de configuración automática de filtros para la DISAMATIC D3. Esta unidad, que es controlada por PLC y monitorizada mediante un robot, coloca de forma autónoma los filtros en cualquier molde sin macho producido en una DISAMATIC D3, con lo cual se elimina la repetitiva tarea de configuración manual de los filtros.

El configurador automático de filtros (AFS) garantiza un ajuste preciso y eficiente de los filtros a una velocidad de hasta 555 moldes por hora, potenciando la capacidad de producción, la calidad y la seguridad, y liberando a operarios que pueden invertir su experiencia en trabajos que generen valor añadido. 

Incremento de la producción, mejora de la calidad

El AFS se presenta en dos versiones: una versión semiautomática y otra totalmente automática. Ambas versiones permiten un aumento instantáneo de la producción de 70 moldes por hora en trabajos sin macho, lo que permite a las fundiciones aprovechar por completo la capacidad productiva de la DISAMATIC D3 de hasta 555 moldes por hora. Aparte de proporcionar este aumento de capacidad, la solución totalmente automática puede además funcionar sin supervisión durante hasta dos horas, con lo cual se liberan valiosos recursos. 

El AFS mejora asimismo la precisión, con una exactitud de colocación del filtro de 0,1 mm. Esto reduce la aparición de partículas sueltas de arena, disminuye la cantidad de material desechado y mejora aún más la calidad general de las piezas fundidas. 

El encargado de producción global de DISA, Lars Hjelm, explica: «Cuando pusimos en funcionamiento la primera DISAMATIC D3 para un cliente piloto, la función de configuración automática de filtros resultó ser un punto de inflexión. El AFS fue diseñado en principio para potenciar la productividad mediante el aumento de producción de los trabajos sin macho realizados con filtros, pero también contribuye a mejorar la calidad de las piezas fundidas al mismo tiempo que favorece las condiciones de trabajo y la seguridad en general». 

Más tiempo para innovar

Lars continúa: «Uno de los 'efectos secundarios' más notables de la utilización del AFS es que libera recursos en la fundición. De hecho, la versión totalmente automatizada libera una cantidad de horas/hombre equivalente a un empleado a jornada completa. Este tiempo puede invertirse en tareas que generen mayor valor añadido en distintos puntos de la fundición, lo que permite aprovechar recursos valiosos para fomentar la innovación y la mejora constante». 

Más allá de la eficiencia en la productividad y en el aprovechamiento de los recursos, el AFS ejerce un profundo impacto en el entorno de trabajo de la línea de moldeo. 
Las coordenadas del AFS están incluidas en los datos del patrón, lo cual significa que una vez que los filtros han sido introducidos en la solución automatizada, estos se transportan de forma automática a la posición de recogida del AFS y se colocan en el molde sin intervención manual. Todo esto genera un entorno de trabajo más seguro y un proceso más estable y predecible. 

Lars concluye: «El AFS se opera de un modo muy directo y no requiere que los operarios posean conocimientos específicos de robótica. Sus controles están totalmente integrados en el sistema de control de la DISAMATIC D3, permitiendo una vez más el ahorro de tiempo y recursos y la prevención de errores».